MULTIDIVISA

Definición.

El Tribunal Supremo declaró nulas los préstamos hipotecarios llamados multidivisa en las que el cliente no conoce las consecuencias reales de su préstamo, además de no tener una formación adecuada para poder especular con este producto.

Juzgados.

Dado el gran volumen que ha surgido con este tipo de reclamaciones, en Madrid se han creado unos Juzgados específicos para este tipo de reclamaciones que es el Juzgado 101 bis, situado en la Gran Vía madrileña donde solo se tramitan expedientes judiciales derivados de reclamaciones bancarias y en concreto de expedientes por contratos multidivisas.

Especialidad.

Dada la reciente Sentencia del TS del año 2016 y su posterior concreción mediante Sentencia del año 2018, hace que existe muy poco bagaje temporal en este tipo de reclamaciones. Lo que con la experiencia y las numerosas demandas presentadas mensualmente generamos el conocimiento específico en esta materia.

CAUSAS DE ANULACIÓN

Las hipotecas multidivisa se comercializaron referenciando el tipo de interés a la fluctuación de una moneda extranjera, normalmente el yen o el franco suizo. Esto conlleva un enorme perjuicio a los consumidora que sufrieron una subida desorbitada de sus cuotas.

Ya existe enorme jurisprudencia que regula la nulidad de las hipotecas multidivisa y por ello hay que fundamentarlos en una ausencia de información durante la contratación del préstamo hipotecario.

El banco tenía que haberse asegurado de los siguientes extremos:

  • Comprobar que el cliente comprende los efectos que podrá tener en sus cuotas una fuerte depreciación de la moneda de curso legal del estado miembro del domicilio del prestatario y de un aumento del tipo de interés extranjero.
  • Explicar a su cliente que se expone a un riesgo de tipo de cambio de tal magnitud que, eventualmente, podría hacerle difícil asumir el pago de las cuotas, desde un punto de vista económico, en caso de devaluación de la moneda en la que éste percibe sus ingresos.
  • Deberá apoyar estas explicaciones exponiendo las posibles variaciones de los tipos de cambio.
  • Tiene que propiciar que el cliente adquiera pleno conocimiento de los riesgos inherentes a la suscripción de un préstamo en divisa extranjera, (por ejemplo que el capital pendiente de amortizar también varía en función de los tipos de cambio), sobre todo en el supuesto de que el consumidor prestatario no perciba sus ingresos en esta divisa.

QUE DOCUMENTACIÓN TENGO QUE APORTAR

Al ser una demanda particular, la Ley de Enjuiciamiento Civil, obliga a quien reclame a aportar la documentación que quiere reclamar. Este concepto se llama "la carga de la prueba" que en este caso basta o bien con la copia de la documentación, o bien con los resguardos y certificados bancarios detallados. A continuación te indicamos los documentos que necesitamos para iniciar la reclamación.

  • Copia de la ESCRITURA DE PRÉSTAMO HIPOTECARIO MULTIDIVISA.
  • Justificante de los pagos realizados.
  • Justificante de haber realizado cambios de divisa en el préstamo.
  • En su defecto, certificado de NO haber realizado cambio de divisa.
  • Cuadro de amortización.

CONTROVERSIAS JUDICIALES

Entre las diversas formas de financiación de la compra de un inmueble, una de las que ha generado más polémica en los tribunales es la hipoteca multidivisa. En los últimos dos años, diversas sentencias judiciales han abierto un camino para la reclamación de este tipo de producto financiero. La falta de información o de perfil financiero para contratar este tipo de productos han llevado a numerosos tribunales a sentenciar que el banco tenía que devolver la diferencia entre lo que ha pagado y lo que tendría que haber pagado si la hipoteca no hubiera estado referenciada en una moneda extranjera, además de establecer que el préstamo pasará a convertirse en un préstamo tradicional referencia a euros y al Euribor, acabando así con la incertidumbre que los tipos de interés generan.

Cualquiera de estas causas, debidamente probadas por un abogado frente a un juez, es motivo suficiente para conseguir que un usuario de una hipoteca multidivisa consiga su anulación mediante sentencia judicial, si no se ha conseguido previamente por una negociación directa entre el cliente y el banco